Aprobación del modelo 721 para Criptomonedas en el extranjero

    Angel Garcia

    Este nuevo modelo se incluye dentro del Real Decreto por el que se modifica el Reglamento de la Ley General Tributaria para desarrollar las nuevas obligaciones sobre criptomonedas creado la Ley de Lucha contra el Fraude. Está basado en el modelo 720 de la declaración de bienes en el extranjero.

    El reglamento establece que las personas y entidades residentes en España, así como los establecimientos permanentes en territorio español de residentes en el extranjero, que proporcionen servicios para salvaguardar claves criptográficas privadas para mantener, almacenar y transferir monedas virtuales -bien como servicio principal o accesorio a otros- quedarán obligadas a presentar una nueva declaración informativa anual, entre el 1 de Enero y 31 de marzo,  detallando la totalidad de monedas virtuales gestionadas con dichas contraseñas.

    La cuestión clave y más polémica es ¿Cómo puede saberse si una de estas criptomonedas está o no en el extranjero? Hacienda ha dejado claro que se entenderá que los activos están en otro país “cuando la persona, entidad o establecimiento permanente que los custodie proporcionando servicios para salvaguardar las claves criptográficas privadas en nombre de terceros “, así como “para mantener, almacenar y transferir dichas monedas”, no estuviera obligado a declarar el IRPF o los impuestos sobre sociedades, sobre patrimonio o sobre la renta de no residentes.

    El modelo 721 es el único que van a tener que declarar los particulares que operan con criptomonedas en el extranjero, pero también los beneficiarios, autorizados y apoderados.

    El modelo 721, para ofrecer esta conversión en euros se deberá tener en cuenta la cotización media de la criptomoneda, a día 31 de diciembre y la que se tenga a través de las principales plataformas de negociación.

    Según se describe, también habrá una casilla para indicar la cotización y el valor utilizado para efectuar tal valoración.

    Respecto a las operaciones, Hacienda pedirá informar sobre los distintos movimientos, la fecha de operación y las direcciones públicas de origen y destino asociadas a las criptomonedas recibidas o entregadas. De estas operaciones, habrá que dejar marcado también el tipo de criptomoneda adquirida y su valor en euros equivalente, así como las comisiones asociadas. Es decir, Hacienda requerirá un informe bastante exhaustivo de las transacciones.

    Aunque los requisitos que prepara Hacienda son mayores, todavía se mantiene una excepción para quienes poseen cantidades pequeñas. Según describe el documento: «no existirá obligación de informar sobre ninguna moneda virtual cuando los saldos a 31 de diciembre a los que se refiere el apartado 3.d) valorados en euros no superen, conjuntamente, los 50.000 euros. En caso de superarse dicho límite conjunto deberá informarse sobre todas las monedas virtuales». Es decir, si el saldo de criptomonedas no supera la equivalencia de 50.000 euros, no habrá obligación.

    La aprobación de este modelo ha desatado criticas entre los expertos que ponen de manifiesto que en a la hora de informar de datos como calve pública o dirección pública es imposible puesto que no existe ya que el proveedor de servicios no asigna al cliente por defecto una de estas direcciones públicas. Así que habrá que ver cómo evoluciona, de manera definitiva, este modelo durante el 2022 para su presentación a partir de Enero de 2023.

    Àngel García

    CARBONELL CONSULTORS

    Leave a comment

    Your email address will not be published.