BLOCKCHAIN Y SMART CONTRACTS: FUNCIONAMIENTO, APLICACIONES Y RETOS JURÍDICOS

    El Blockchain es un lenguaje para que los ordenadores se entiendan entre ellos, con un código fuente visible y accesible para todos, permitiendo tener un registro común de información.

    Equipo Fàbregas & Associats

    Recientemente asistí a una conferencia sobre esta cuestión en el Colegio de Abogados de Barcelona. Al tratarse de un tema de gran interés y actualidad, he decidido escribir el presente artículo con una finalidad divulgativa.

    Estamos en la época de la revolución digital de los negocios, donde se están aplicando nuevas tecnologías; una de ellas es el Blockchain.

    El Blockchain es un lenguaje para que los ordenadores se entiendan entre ellos, con un código fuente visible y accesible para todos, permitiendo tener un registro común de información.

    Todos los usuarios están interviniendo y tienen que poner a disposición de la red su ordenador para mantener operaciones criptográficas que mantienen la red a flote.

    Diversas instituciones han puesto el foco en Blockchain; por ejemplo, la Comisión Europea ha creado el Observatorio Europeo de Blockchain.

    En el ámbito de Blockchain, destaca la criptomoneda Bitcoin, construida sobre una red Blockchain mediante soluciones criptográficas que ya existen.

    Una transacción en Bitcoins funcionaría siguiéndose los siguientes pasos:

    1. Un usuario (llamado nodo) propone una transacción.
    2. La transacción es incluida en un bloque (paquete de transacciones).
    3. El bloque se envía a todos los nodos de la red.
    4. Los nodos aprueban el bloque por consenso.
    5. El bloque se integra en el Blockchain.
    6. El Blockchain se actualiza.

    Las transacciones en Blockchain se caracterizan por:

    • El anonimato de los usuarios.
    • Su irrevocabilidad.
    • La inmutabilidad; lo que se pone en el Blockchain ya no se puede cambiar.

    Hay tres tipos de redes Blockchain:

    • Públicas: Sin permisos. Todo el mundo puede acceder.
    • Híbridas: Públicas y privadas.
    • Privadas: De acceso restringido. Pueden estar jerarquizadas.

    El Blockchain es útil para almacenar datos cuyo acceso deba ser compartido, sin conocer a la contraparte y sin necesitar un organismo regulador.

    En cuanto al smart contract, podría definirse como una pieza de código que se dan cuando se ejecutan determinadas condiciones (“si pasa X, ocurre Y”). Entorno a esto, surgen múltiples cuestiones jurídicas (IP, protección de datos, competencia, medios de pago, valor de la inversión, regulaciones, responsabilidad de los prestadores del servicio, rigidez en el ejecución, etc.

    Ricardo Solís Escuredo

    Leave a comment

    Your email address will not be published.