Consecuencias de despedir a un trabajador por solicitar una subida de su salario

    bfo@fabregasassociats.com

    Bajo la anterior premisa el TSJ de Murcia ha entendido que se vulnera la garantía de indemnidad en el caso concreto del despido de una trabajadora, cuando tal decisión extintintiva sólo responde a la petición de aumento de sueldo por realizar funciones de categoría superior.

    En este caso se declaró la nulidad del despido que supuso la readmisión del trabajador a su puesto, con abono de salarios de tramitación, debiéndose abonar la empresa, además, una indemnización de 1.000 € por daño moral.

    Se considera acreditado que la trabajadora mantuvo una conversación con el gerente de la empresa en la que le solicitó un aumento de sueldo, a lo que éste contestó que no era posible y que podía pasar a recoger su finiquito.

    El despido se calificó de improcedente  en la instancia y la trabajadora recurrió solicitando su nulidad. El tribunal estima parcialmente el recurso y califica de nulo el despido considerando:

    1. Que la trabajadora había sido despedida por el mero hecho de pedir aumento de sueldo por realización de funciones de categoría superior, esto es, en una fase previa a iniciar la reclamación formal hasta llegar a la vía judicial. En este supuesto se entiende vulnerada la tutela judicial efectiva en su vertiente de garantía de indemnidad.
    2. Máxime si se tiene en cuenta lo establecido en normas internacionales ratificadas  que vinculan a España: «Entre los motivos que no constituirán causa justificada para la terminación de la relación de trabajo figuran los siguientes: (c) presentar una queja o participar en un procedimiento entablado contra un empleador por supuestas violaciones de leyes o reglamentos, o recurrir ante las autoridades administrativas competentes»

    En efecto, se ha considerado protegida con la garantía de indemnidad los actos previos a una valoración judicial.

    En consecuencia, se condena a la empresa a:

    1. a) La inmediata readmisióncon abono de los salarios de tramitación desde la fecha del despido.
    2. b) El despido como represalia por el ejercicio de un derecho laboral genera un daño moral, evaluable prudencialmente en 1.000 €, ya que la esencial reparación se produce con la declaración de nulidad.

    David Serra

     

    Leave a comment

    Your email address will not be published.