DEDUCCIÓN DE GASTOS EN EL IRPF SIN NECESIDAD DE TENER LA FACTURA

    Bach

    El Tribunal Superior de Cataluña no ve obstáculo para admitir la justificación en IRPF de gastos vinculados a la actividad económica mediante tiques

     

     

    Históricamente desde la Administración Tributaria se venía solicitando la acreditación de los gastos a deducir mediante la presentación y justificación del original de la factura o un documento equivalente que estuviera registrado en los libros-registro que deben de llevar autónomos y empresas.

     

    De esta manera la deducibilidad de los gastos estaba condicionada por el principio de correlación con los ingresos, es decir aquellos que se acrediten que se han ocasionado dentro del ejercicio de la actividad económica, que sean necesarios para la obtención de los ingresos serán deducibles, en  los  términos previstos en los preceptos legales vigentes, mientras que cuando no exista esa vinculación o no se probase suficientemente no podrían considerarse como fiscalmente deducibles de la actividad económica.

    Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en su sentencia 318/2019, de 28 de marzo de 2019 que recoge Fiscal Impuestos, considera que también pueden estimarse como deducibles todos los gastos justificados mediante tiques, si necesidad de su constatación en forma de factura, cuando respondan a lo habitual de la actividad profesional del sujeto pasivo acreditada por este.

    El reclamante ha presentado órdenes de viaje que la gestora ha eliminado por no aportarse justificantes de los gastos, habiéndose presentado tiques que reflejan que se trata de gastos necesarios en el desarrollo de la actividad de formación, gastos tales como manutención, desplazamientos interurbanos y urbanos (taxis, metro, autobús, etc).

    Aunque es cierto que se aporta como justificación unas fichas, confeccionadas personalmente por el reclamante, en las que se incluyen cantidades por los gastos incurridos en los desplazamientos (dietas por kilometraje, comidas, desayunos, transportes, etc.), en las fichas se desglosan los gastos y se aportan los tiques.

    Estima la Sala que sin negar que efectivamente es exigible una correlación entre los gastos necesarios en los desplazamientos realizados para el desarrollo de la actividad económica realizada, no se puede negar la deducibilidad de aquéllos sobre los que se aporta ticket.

    El acuerdo liquidatario parte de una insuficiente motivación en cuanto al rechazo de la acreditación de la realidad de los gastos controvertidos porque no es suficiente para rechazar la deducibilidad de los gastos el no considerar acreditada su realidad por no venir justificados mediante el original de la factura, aportándose como justificante de los mismos unos tiques.

    Los gastos de manutención y desplazamientos interurbanos (taxis, metro, autobús, etc) son gastos imputables y en el caso deben considerarse justificados, – constan además en el libro registro contable del contribuyente, tal y como la Administración reconoce., y son gastos son imprescindibles para el desarrollo de la actividad, y sus fechas concuerdan con los períodos de las liquidaciones que se realizan por el reclamante a sus clientes.

     

    Crítica la Sala la escasa argumentación de la oficina gestora que, sin examinar con un mínimo de rigor la vinculación de los gastos a la actividad desarrollada, – actividad de formación por todo el territorio nacional-, se limita a afirmar que sobre los gastos que se pretenden deducir no se prueba su vinculación.

     

    Habrá que observar detenidamente si la administración tributaria empieza a cambiar su criterio pero mucho me temo que a corto plazo no se esperan cambios de criterios en la administración a pesar de esta sentencia a favor del contribuyente.

     

     

    Àngel García

    CARBONELL CONSULTORS ASSOCIATS

     

    Leave a comment

    Your email address will not be published.