EL BREXIT: CUENTA ATRÁS

    Equipo Fàbregas & Associats

    Qué queda esperar del BREXIT, el pasado 14 de noviembre de 2018 se acordó la salida ordenada del Reino Unido de la Unión Europea, estando pendiente de ratificación tanto por el Parlamento británico como por la Unión.

    El 29 de marzo de 2019 es la fecha fijada para que la salida sea efectiva, y si bien se ha previsto un régimen transitorio de aplicación normativa hasta el 31 de diciembre de 2020, el hecho de no tener a día de hoy el acuerdo parlamentario de Reino Unido hace temer una ruptura radical, en la que el país británico pasará a tener la consideración automática de tercer país, sin vínculo alguno con la Unión Europea.

    Las consecuencias ya son palpables, basta ver la cotización de la libra o el temor generalizado ante una nueva política arancelaria que haría tambalear a las instituciones británicas con la consiguiente afectación de los mercados.

    La delicada situación está asustando a empresas e inversores, la deslocalización de multinacionales está a la orden del día, o el abastecimiento de stock de empresas británicas por encima de lo necesario, con el fin de evitar los problemas arancelarios y logísticos que podría suponer para las importaciones.

    Prácticamente todos los sectores de nuestra economía se verían perjudicados si finalmente se materializa el BREXIT “duro”, ya que Reino Unido es uno de los países con mayor volumen de inversiones en España, según el ICEX, en el Reino Unido existen más de 300 empresas de capital español, mientras que en España hay casi 700 sociedades británicas domiciliadas.

    Las exportaciones (impulsadas por el turismo) han presentado un importante superávit en los últimos ejercicios, ni que decir tiene que son los nacionales británicos los que han estado impulsando el mercado inmobiliario en los peores momentos de la crisis, en 2016 el 19% de los inmuebles adquiridos por extranjeros lo fueron por ciudadanos ingleses.

    Si además contamos con la cantidad de emigrantes españoles que residen en Reino Unido, un cambio en las condiciones de acceso al territorio y a los servicios sociales podrían generar un auténtico drama migratorio con consecuencias diplomáticas de difícil gestión.

    Como efecto colateral deberán revisarse las aportaciones que cada país miembro de la UE deberá efectuar para suplir la salida de Reino Unido, que en lo que respecta a España superaría los 1.000 millones de euros.

    Todos los sectores económicos sufrirían con una salida brusca y definitiva, especialmente el financiero y el agrario, este último se vería especialmente perjudicado por el déficit presupuestario para la política agraria común (PAC).

    Según Standar & Poor, España será la octava economía más afectada por el BREXIT por detrás de Irlanda, Malta y Luxemburgo, valorando las relaciones comerciales entre España y el Reino Unido  en 55.000 millones de euros al año.

    Si la situación para nuestro país sería preocupante para Reino Unido sería caótica. El pasar a ser un país completamente ajeno le obligaría a redefinir todas las relaciones bilaterales con los países que forman parte de la Unión. Es evidente el colapso normativo e institucional y de ahí la preocupación del gobierno de Theresa May.

    Esta situación hace recomendable valorar el impacto que pudiera tener sobre nuestro negocio, y en la medida posible agilizar las tramitaciones necesarias, por lo que se recomienda consultar con un experto los elementos a asegurar antes de que se materialice el BREXIT.

    Leave a comment

    Your email address will not be published.