EL CONTRATO DE FRANQUICIA

    ¿QUÉ TENER EN CUENTA ANTES DE FIRMAR EL CONTRATO?

    José María Solano Sesé

     

    ¿QUÉ TENER EN CUENTA ANTES DE FIRMAR EL CONTRATO?

    Como cada año nuestros clientes, tanto franquiciadores como franquiciados, vienen a solicitar asesoramiento ante la proliferación de ferias que acercan este medio de colaboración entre empresas al público en general, presentando en ocasiones modelos de éxito, que gracias al olfato emprendedor de algunos dan lugar a negocios con muchísimo futuro.

    Una de las principales consultas que nos llegan en este momento es cómo tratar las cuestiones preliminares del contrato de franquicia.

    De este modo tras el inicial interés en el negocio gracias a las acciones de marketing, que incluyen presentaciones cada vez más creativas, se pasa a la fase precontractual que se plasma habitualmente en documentos que no dejan de ser acuerdos de intenciones pero que van a fijar los términos de la futura colaboración, de ahí la importancia de ser cauteloso y exigente en el condicionado durante esta primera fase.

    De vital importancia en este momento es el flujo de información, evidentemente el franquiciador deberá hacer conocedor al futuro franquiciado de todos los extremos operativos y económicos del futuro negocio, a efectos de tomar una decisión fundada, por otro lado el franquiciado va a quedar sujeto al deber de confidencialidad sobre la información recibida y que constituye el know-how de la empresa.

    Por eso en este punto es altamente recomendable consultar a un profesional sobre los términos contractuales de la franquicia, así como la valoración del bussines plan y futuro económico del negocio.

    Volviendo al traspaso de información, es imprescindible, a efectos de valorar las posibles responsabilidades post contractuales, que la documentación que se facilite sea veraz y bastante para crear el convencimiento suficiente del franquiciado sobre la viabilidad del proyecto, asumiendo de este modo el riesgo que todo negocio conlleva y que no puede basarse en el engaño.

    Es imprescindible que esta documentación se facilite con el tiempo suficiente para su valoración y firma del posterior contrato de franquicia con total criterio.

    Entre la información a suministrar tiene que figurar además de todos los datos identificativos de la empresa, incluyendo su inclusión en el Registro de Franquiciadores, derechos de propiedad intelectual e industrial, sector de actividad y experiencia, referencia suficiente al sistema de negocio, organización y expansión, etc. , así como los términos del futuro contrato de franquicia a suscribir para su valoración.

    Por su parte, atendiendo a que la información facilitada va a ser especialmente sensible, por cuanto va a exponer en buena parte el core bussines de la empresa, el franquiciado asume de inmediato el deber de confidencialidad, solicitando evidentemente la firma de contratos que aseguren que no se va a hacer un mal uso de la información recibida.

    Tras el traspaso del know-how de la franquicia será necesaria la firma del precontrato o acuerdo de intenciones que regule las bases de lo que va a ser ese futuro contrato de franquicia a suscribir, normalmente, en el momento en el que vaya a iniciarse la actividad.

    La ilusión de emprender un negocio hace en muchas ocasiones que no se preste atención a esta fase negocial inicial que sin embargo va a ser decisiva para que el negocio llegue a buen puerto. De ahí que recomendamos siempre la consulta a un profesional que pueda revisar los términos del contrato.

    Leave a comment

    Your email address will not be published.