Declaración de la cosa común en el proceso de divorcio

    Equipo Fàbregas & Associats

    Conforme a lo dispuesto en el artículo 232-12 del Codi Civil de Catalunya, en relación con el 552 -11, en los procedimientos de separación, nulidad o divorcio cualquiera de los miembros puede ejercer simultáneamente la acción de división de la cosa común. Se aplica el mismo criterio en los casos de separación de hecho y de ruptura de una pareja estable.

     

    No obstante, la sentencia se limitará a la declaración de la división, siendo el momento procesal en el que se hará efectiva la división en ejecución de sentencia.

    Si existen varios bienes en comunidad ordinaria indivisa y uno de los miembros de la pareja lo solicita, la autoridad judicial puede considerarlos como una masa común a efectos de la formación de lotes y de su adjudicación.

    Dispone el artículo 552.10 del CCC «Cualquier cotitular puede exigir, en cualquier momento y sin expresar sus motivos, la división del objeto de la comunidad», afirmación reiterada por el artículo 552.11 : «Cualquiera de los cotitulares, si no se ponen de acuerdo para dividir la comunidad o para someter la división a un arbitraje, puede instar a la autoridad judicial para que efectúe la división», 

    Asimismo, en virtud del apartado 5º del artículo 552.11 de la Ley 5/2006, de 10 de mayo, del libro quinto del Código civil de Cataluña, relativo a los derechos reales, «El objeto de la comunidad, si es indivisible, o desmerece notablemente al dividirse, o es una colección que integra el patrimonio artístico, bibliográfico o documental, se adjudica al cotitular o la cotitular que tenga interés en el mismo. Si existen más de uno, al que tenga la participación mayor. En caso de interés y participación iguales, decide la suerte. El adjudicatario o adjudicataria debe pagar a los demás el valor pericial de su participación, que en ningún caso tiene la consideración de precio ni de exceso de adjudicación. Si ningún cotitular tiene interés, se vende y se reparte el precio».

    Ni la atribución del uso de la vivienda familiar a una de las partes, ni la venta de la vivienda familiar impide la división de la cosa común que dura hasta la fecha para la que fue declarado.

    Vanessa Valls