DIVORCIO NOTARIAL

    Isabel Batalla
    Imagen de abogado de Familia. Controversias entre los progenitores en el ejercicio de la potestad parental

    Con la ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción voluntaria, se introduce en nuestro ordenamiento jurídico la posibilidad de que en nuestro país los Notarios puedan conocer de las separaciones y divorcios de mutuo acuerdo siempre que no existan hijos menores de edad o hijos mayores respecto de los que no se hayan establecido judicialmente medidas de apoyo atribuidas a sus progenitores.

    Igual que en la separación o divorcio judicial, es preciso que desde la celebración del matrimonio hayan transcurrido tres meses.

    En el convenio los cónyuges plasmarán  su voluntad inequívoca de separarse y determinarán  las medidas que hayan de regular los efectos derivados de la separación/divorcio.

    Su intervención en el otorgamiento será de modo personal, sin perjuicio de que “deban” estar asistidos por Letrado en ejercicio.

    Los  cónyuges  prestarán su consentimiento ante el Letrado de la Administración de Justicia o Notario.

    Si se opta por la vía de Notario, será el del último domicilio común o el del domicilio o residencia habitual de cualquiera de los solicitantes.

    También deberán otorgar su consentimiento ante el Notario, respecto de las medidas que les afecten, los que mayores de edad sin independencia económica.

    Se remitirá  al Registro Civil para su inscripción testimonio del decreto o copia de la escritura pública.

    El trámite para modificar un divorcio notarial es el procedimiento de modificación de medidas judicial, no está previsto la posibilidad de hacer modificación de medidas vía notarial.

    Por lo tanto si no hay hijos menores de edad el  divorcio notarial es muy ventajoso porque es inmediato, solo tienes que prestar consentimiento en el momento de formalizar el acta.

    En el divorcio judicial,  debes presentar demanda, esperar que el juzgado señale el acto de ratificación, asistir al juzgado para ratificarte y aguardar que el juzgador dicte sentencia.

    Sin embargo los efectos son los mismos y en ambos casos el abogado debe redactar un convenio regulador con las medidas de la separación y el divorcio.

    Por tanto si el cliente tiene prisa el divorcio notarial es la solución, mucho más práctico y eludes trámites y desplazamientos para los clientes que muchas veces son desagradables.

    Fdo. Isabel Batalla

             Abogado   

    Leave a comment

    Your email address will not be published.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.