DIVORCIOS Y RUPTURAS DE PAREJAS DE HECHO DE MUTUO ACUERDO

    Isabel Batalla

    El buen abogado matrimonialista siempre aconsejará a su cliente que llegue a un acuerdo en caso de divorcio o ruptura de pareja. Da igual cuál sea la causa del divorcio, si la pareja tiene descendencia lo recomendable es intentar consensuar el futuro de los hijos.
    La patria potestad de los hijos siempre es compartida, de forma que las decisiones de importancia de los mismos deberán pactarse y sino decidirá la autoridad judicial habitualmente a través de un procedimiento de jurisdicción voluntaria que facultará a uno de los padres para adopte la decisión en cuestión.
    Por tanto cualquier decisión de importancia de los hijos como colegios, temas médicos, actividades…deberá conciliarse, por lo menos hasta la mayoría de edad de los hijos.
    Por ello siempre que viene un cliente al despacho le insistimos de la necesidad de llegar a un acuerdo, aunque por supuesto no a cualquier precio. Dependerá mucho del profesional que esté en el otro lado, es decir, si el perfil del abogado contrario tiene el mismo espíritu conciliador que los miembros de este despacho de abogados.
    Cuando llegamos a un acuerdo, los pactos se plasman en un convenio regulador, donde se detalla de manera exhaustiva todos los detalles actuales y futuros de un divorcio o ruptura.
    Muchos clientes vienen al despacho después de haber firmado convenios profesionalmente muy cuestionables, que después son muy difíciles de rectificar si no existen cambios de circunstancias.
    Por ello, es muy importante que en el momento de la ruptura se acuda a un profesional de referencia en el sector de familia, especialista en separaciones-divorcios- rupturas de parejas de hecho y regulaciones de los aspectos parterno filiales, porque solo los abogados que llevamos tiempo en el ejercicio de la profesión sabemos todos los posibles conflictos de futuro que surgen cuando las cosas están mal hechas.
    Un abogado de familia, no solo redactará un convenio que evitará futuros pleitos, sino que conseguirá la paz familiar tan necesaria en momentos muy duros.
    Muy importante también es saber que a la hora de redactar un convenio hay derechos que se pierden si no se regulan en ese momento y pensiones de futuro que también se extinguen.
    El convenio regulador se debe ratificar en el juzgado aunque hay una nueva doctrina jurisprudencial que da la plena validez a un convenio firmado por ambos esposos que después no ha sido ratificado. Es decir no se obtendrá el divorcio que requiere sentencia judicial o en algunos casos documento notarial, pero eso no impide que se califique como un negocio jurídico válido y eficaz cuando se trata de un documento perfectamente estructurado y motivado, en el que han intervenido en su estudio y redacción los abogados de ambas partes, no siendo por tanto fruto de una decisión precipitada o irreflexiva.
    Fdo. Isabel Batalla.
    Abogado de familia