LA CUSTODIA COMPARTIDA IMPUESTA

    Mariona Fàbregas

    La custodia compartida se suele ver como un derecho de los padres y los hijos. No obstante, también debe verse como un deber de los padres a corresponsabilizarse del cuidado de sus hijos.

    En este sentido se ha pronunciado la reciente sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Córdoba en fecha 23 de enero de 2018 que impone un régimen de custodia compartida al padre pese a su oposición

    La sentencia modifica las medidas establecidas en el divorcio, estimando el recurso interpuesto por la madre, en atención a su situación personal y a que uno de los dos hijos comunes tiene una discapacidad del 33%, agravada en su adolescencia,  por lo que era realmente imposible para la madre recurrente su cuidado en exclusiva por lo que solicitaba mayor implicación por parte del padre, a lo que éste se negaba.

    Indica la Sentencia que: “El cambio se valora como acicate o estímulo a la implicación más intensa en la corresponsabilidad de ambos padres para el mejor desarrollo y atención sobre los hijos”. Señalando además que el problema no puede hacerse recaer solo en la madre: “Dada la entidad del problema familiar, se exige extremar los deberes de ambos padres, sin que pueda hacerse recaer en la madre …”. Es una situación excepcional, que requiere una solución también excepcional: “la excepcionalidad de las circunstancias del caso … demanda por ello medidas de mayor exigencia recíproca … más allá de las consideraciones ordinarias sobre la mera preferencia o alternativa posible entre diversas opciones de guarda y custodia sobre hijos comunes menores”. Señala además la Sentencia que no se podría establecer un régimen diferente para uno y otro hijo “para evitar conflicto entre hermanos y sentimientos de rechazo”.

     

    Se trata por lo tanto de una sentencia pionera, ya que es la primera vez que se obliga a un padre a ejercer una custodia compartida, pese a su oposición.

     

    Vanessa Valls