READMITIDA TRAS HACER MOBBING A SU EQUIPO PORQUE FUE DESPEDIDA DURANTE LA BAJA MATERNAL

    Fabregas Advocats Associats

    Abogado laboralista barcelona

    La Sentencia 69/2017 de 2 de febrero, Sala de lo Contencioso-administrativo del TSJ Madrid, ha declarado nulo el despido de una empleada, encargada de tienda, sancionada por el acoso laboral (insultos y amenazas) que de manera reiterada ejercía contra sus subordinados por haber sido despedida durante el periodo en el que disfrutaba de su baja por maternidad.

    Tras haber sido declarado improcedente por el juzgado, ahora la empresa deberá readmitirla por entender que los hechos que motivaron el despido han prescrito. En este caso debe prevalecer la protección legal a la mujer que disfruta de su baja de maternidad.

    Acoso laboral reiterado

    Considera acreditado el tribunal “el grave y reiterado acoso laboral con el que la trabajadora, en su puesto de responsable de tienda, sometía a los miembros de su equipo“. Además, castigaba a otros trabajadores y cuadraba la plantilla de horarios de manera que les perjudicara económicamente.

    Concurrió por tanto una situación de mobbing. Especialmente la demandada se empeñó en humillar a uno de los trabajadores, hasta el punto de amenazar con el despido a sus propios compañeros si hablaban con él, o asignándole tareas de realización imposible, mientras le insultaba y se burlaba de su condición sexual delante de los demás.

    Con otra de las compañeras de la tienda, la situación no era diferente. Las vejaba e insultaba hasta hacerlas llorar. Las humillaba hasta que presentaban la baja voluntaria e impidió a una de ellas acudir al tanatorio de un familiar obligándole a hacer doble turno. Una situación de abuso de su posición jerárquica ante sus subordinados.

    En ese momento la empresa activó el Ptrocolo de actuación ante la discriminación y/o acoso en el trabajo, terminando el expediente abierto en el despido disciplinario de la demandada.

    Estaba de baja por maternidad

    Aunque efectivamente la conducta de la trabajadora era del todo reprochable y sin duda merecía la sanción impuesta por la empresas, el Tribunal entiende que los hechos prescribieron, pues hacían referencia a acontencimientos acaecidos más de 6 meses antes de la carta de despido, fecha que se concreta especialmente porque la empleada sancionada llevaba de baja por su futura maternidad más de ese tiempo, por lo cual no pudo ejercer mobbing alguno durante ese período.

    Efectivamente, como afirma el tribunal, el plazo de prescripción de las faltas muy graves se establece en seis meses conforme al artículo 60.2 del Estatuto de los Trabajadores. Señala la Sala que, a efectos del instituto de la prescripción, se observa que no estamos ante una conducta continuada en el tiempo, porque se trata de hechos puntuales, pero es que además, nunca ha ocultado su actuación ante sus superiores, y sus actuaciones eran conocidas por todos, dado el gran número de subordinados afectados. Es más, su conducta estaba amparada por otra superior jerárquica que ha sido despedida por los mismos hechos, aunque finalmente se haya reconocido su improcedencia en el juzgado.

    Por ello, el despido debería ser considerado como improcedente, ahora bien, y ahí deriva la particularidad del caso, el TSJ lo declara nulo por aplicación del art. 55.5 del Estatuto de los Trabajadores, porque el despido tuvo lugar estando la trabajadora disfrutando de su baja de maternidad, por lo que habrá de ser readmitida.

    Abogado laboralista barcelona

    Leave a comment

    Your email address will not be published.