SEIS MESES SIN PAGAR AL TRABAJADOR SUPONE UN DESPIDO IMPROCEDENTE

    Fabregas Advocats Associats

    Dos cuestiones se plantean en el recurso de casación unificadora:

    1. La primera, la problemática del mantenimiento de la relación laboral hasta la firmeza de la sentencia que estime como causa justa para extinguir a instancia del trabajador la relación laboral y las posibles excepciones a tal mantenimiento para poder ejercitar la acción extintiva, con las derivadas consecuencias.
    2. La segunda, la determinación de la gravedad del incumplimiento empresarial para configurarlo como causa justa extintiva a instancia del trabajador en el supuesto de ” falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado ” ( art. 50.1.b ET( RCL 1995, 997)).

    Sobre la primera cuestión, en el presente caso el trabajador demandante viene sufriendo continuadas demoras en el abono salarial puesto que << La demandada, desde el año 2011, viene retrasándose en el abono del salario del trabajador. A la fecha de interposición de la demanda [01-03-2013], le adeudaba los salarios correspondientes a los meses de Septiembre, Octubre, Noviembre, Diciembre y paga extra, del año 2012, así como el salario de los meses de enero y febrero de 2013, lo que hace un total adeudado de 14.511,63 € … >> (HP 2º) y que anunció a la empresa que, tras el intento conciliatorio extrajudicial y ante la falta de pago salarial, dejaría de prestarle servicios, lo que efectuó, no puede estimarse jurídicamente correcta la solución adoptada por la sentencia recurrida de calificar la conducta del trabajador como abandono, por entender que no existía causa justa para dejar de prestar servicios por no existir peligro para el demandante, de seguir acudiendo al trabajo, para sus ” derechos fundamentales por ataques a la vida, la integridad, la libertad, la dignidad o la seguridad personal “.

    Por el contrario, — aun no habiendo instado en el presente caso las posibles medidas cautelares ex art. 79.3 en relación con el art. 180.4 LRJS , y aunque la larga demora en el abono salarial encajaría, como mínimo, en el supuesto de las ” posibles consecuencias de tal gravedad que pudieran hacer inexigible la continuidad de la prestación en su forma anterior ” –, vista la doctrina contenida, entre otras, en las citadas SSTS/IV 17-enero-2011 (rcud 4023/2009 ), 20-julio-2012 (rcud 1601/2011 , Pleno), 28- octubre-2015 (rcud 2621/2014 ) y 3-febrero-2016 (rcud 3198/2014 ), recaídas en supuestos análogos al ahora enjuiciado, debe considerarse justificada la interrupción del trabajo efectivo puesto que hacía ya más de seis meses que no se percibía ningún tipo de retribución, lo que indudablemente habría de afectar no solo a la propia dignidad del trabajador, sino además a su propia subsistencia y a la de las personas que de él dependieran; por lo que se estima este primer motivo del recurso.

    Respecto al segundo motivo del recurso, –sobre la determinación de la gravedad del incumplimiento empresarial para configurarlo como causa justa extintiva a instancia del trabajador en el supuesto de “falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado” (art. 50.1.b Estatuto de los Trabajadadores) –, alega el recurrente que la sentencia de suplicación impugnada vulnera el art. 50.1.b)ET.

    El motivo debe ser estimado, dado que los retrasos salariales injustificados superan los seis meses continuados y en aplicación de la doctrina ya expuesta y contenida en la invocada como de contraste STS/IV 17-enero-2011 (rcud 4023/2009 ), concurre justa causa para la extinción contractual instada por el trabajador recurrente en base al art. 50.1.b)ET ; como en análogos supuestos se ha reiterado por nuestra jurisprudencia, entre los más recientes:

    En la STS/IV 16-enero-2015 (rcud 257/2014 ) que destaca que << La referida doctrina jurisprudencial se puede resumir en los siguientes puntos:

    1. No es exigible para la concurrencia de la causa de resolución del artículo 50.1.b)ET la culpabilidad en el incumplimiento del empresario;
    2. Para que prospere la causa resolutoria basada en “la falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado” se exige exclusivamente el requisito de gravedad en el incumplimiento empresarial; y
    3. Este criterio objetivo de valoración del retraso continuado, reiterado o persistente en el pago de la retribución no es de apreciar cuando el retraso no supera los tres meses ( TS 25-9-1995; rcud 756/1995) “>>, añadiendo que << En el caso examinado, puede concluirse con la sentencia recurrida que: los pagos ulteriores empresariales no pueden dejar sin efecto el dato objetivo de la existencia de un incumplimiento empresarial grave, constatado por la existencia de un retraso continuado, reiterado o persistente en el pago de la retribución superando con exceso el retraso los tres meses “>>;

    Así como en la STS/IV 27-enero-2015 (rcud 14/2014 ), razonando que

    << Nótese que el art. 50.1,b) tipifica la conducta del empresario que puede dar lugar a la demanda del trabajador sobre la base de dos hechos separados por la disyuntiva “o”: “la falta de pago del salario pactado” es el primero; “retrasos continuados en el abono” del mismo, es el segundo.

    En el momento de la demanda existían los dos. En el momento del juicio ya solamente queda el segundo. Pero ello es suficiente siempre que esos retrasos sean graves. La clave para determinar si concurre esa gravedad nos la proporciona el propio legislador: los retrasos deben ser “continuados”.

    Obsérvese que el precepto no se refiere a la “magnitud” del retraso, es decir, al tiempo transcurrido entre el momento en que debió hacerse el abono y el momento en que se hizo (aunque, obviamente, ese será un dato a tener muy en cuenta, como de hecho hace nuestra jurisprudencia que, a veces, se ha referido al transcurso de 3 meses) sino a la duración de ese comportamiento moroso: debe ser continuado.

    Leave a comment

    Your email address will not be published.